El Volcán de San Cristóbal Retorna a un Estado de Calma en Chinandega, Nicaragua

October 4, 2012 at 5:02 pm Leave a comment


Por Alejandra Narváez, Especialista de Comunicaciones, Pro Mujer en Nicaragua

Sayda es delgada, de 32 años de edad, madre de tres, de Chinandega, Nicaragua. Ella, su marido y sus tres hijas son los cuidadores de la granja Las Uvitas, que está a 600 metros de altura al lado del gigante volcán San Cristóbal, que está a 1.745 metros sobre el nivel del mar. Es el volcán más alto de Nicaragua.

Sayda, en el medio a la derecha, con su marido y sus tres hijas

A cambio de su trabajo en la granja, Sayda y su marido reciben un sueldo mensual de US$ 125, lo que no es suficiente para cubrir sus gastos básicos. Afortunadamente, Sayda ha estado recibiendo servicios financieros, capacitación y servicios de salud de parte de Pro Mujer durante los últimos años. Ella usó su primer préstamo de US$ 125 para comprar cerdos, que luego ella crió y vendió. Con esas ganancias comenzó a hacer tortillas y nacatamales, una comida tradicional nicaragüense, que vende una vez por semana en el mercado local. Aunque el mercado está a sólo tres kilómetros de distancia, las carreteras están en pésimo estado y le toma una hora en llegar a caballo.

Sayda utilizó su primer préstamo de US$ 125 para comprar cerdos, que luego ella crió y vendió 

En la finca, ella y su familia plantan cebollas, tomates, pimientos, maíz, frijoles y algunas otras verduras. La zona, rodeada de quebrachos y laureles, es parte de una reserva natural, y sus prácticas agrícolas son ambientalmente sostenibles.

El aire es fresco en la colina donde se asienta la granja, pero el 8 de septiembre el volcán produjo tres grandes explosiones y comenzó a expulsar grandes cantidades de ceniza, mientras las familias como la de Sayda observaban ansiosamente.

A pesar de que están acostumbrados a ocasionales expulsiones de ceniza, Sayda y su familia pasaron cuatro días en suspenso esperando que el volcán se calmase. “El primer día fue el más difícil, pero no quisimos evacuar. Dejamos a nuestros animales cerca de la casa en caso de que algo ocurra, preparamos linternas y nos sentamos a esperar porque podíamos ver el peligro.”

El Volcán de San Cristóbal 

Afortunadamente, Sayda y su familia no sufrieron pérdidas materiales a consecuencia de la actividad volcánica. Más abajo de la montaña, Victoria López de 44 años, no fue tan afortunada. También una clienta de Pro Mujer, Victoria acoge regularmente reuniones quincenales de los 21 miembros de su banco comunal. Normalmente ella vende cigarrillos y dulces a sus vecinos, pero muchos de sus clientes han evacuado, y sus ventas han decaído.

El mayor impacto para Victoria fue su salud. Ella es diabética y el estrés hizo que sus niveles de azúcar en la sangre suban. Ella estaba especialmente nerviosa cuando ocurrió la primera explosión y su marido y uno de sus hijos estaban más arriba en la montaña con un grupo de turistas. Además de las ganancias de sus ventas, su familia también depende de la agricultura, cultivan frijoles y maíz estaban en proceso de preparar el suelo. Esta cosecha probablemente será difícil para ellos.

La región de Chinandega es vulnerable a terremotos, erupciones volcánicas y huracanes. Sin embargo, las áreas que se encuentran dentro de un radio de cinco millas del volcán San Cristóbal están consideradas en alto riesgo, afectando directamente a familias que trabajan en granjas. Pro Mujer tiene 94 clientas en esta zona de alto riesgo, de las cuales cuatro están en particular peligro porque viven cerca de la boca del volcán. En total, Pro Mujer tiene más de 1.783 clientas  en las comunidades cercanas a las faldas del volcán, y según el Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (SINAPRED), todas están en riesgo de ser evacuadas si una erupción volcánica ocurre.

Pro Mujer en Nicaragua lanza un Plan de contingencia

Pro Mujer en Nicaragua ha identificado sus principales factores de riesgo como las erupciones volcánicas y terremotos, debido a que la probabilidad de ocurrencia es especialmente alta en la parte occidental del país. Como explica la Gerente General de Pro Mujer en Nicaragua Gloria Ruiz, un plan ha sido delineado para mitigar los efectos de cualquiera de estos potencialmente desastrosos eventos.

“Tenemos a alguien a nivel nacional que se encarga de supervisar las amenazas y las predicciones de todos estos acontecimientos de crisis. Cada uno de nuestros centros, tiene un Comité con un plan preparado de acción, y cada miembro tiene asignaciones específicas según el caso: algunos son responsables de garantizar la seguridad del personal, algunos de proteger los activos de la organización y otros de hacer el seguimiento de nuestras operaciones financieras y de salud, “explica Gloria.

Sayda, en el medio, posa con su esposo, una de sus hijas y Anexis, Gerenta del Centro Operativo de Pro Mujer en Chinandega. 

Los miembros del personal en las zonas rurales tienen instrucciones claras sobre qué hacer en caso de un desastre, pero uno de las más importantes es evitar viajar a zonas de riesgo cuando eventos son predichos que podría poner al personal en peligro.

En cada centro de Pro Mujer hay un conjunto completo de directrices que describe qué hacer en caso de cada posible desastre: establecer una ruta de evacuación clara, indicar a aquellos que asegurará la comunicación, las operaciones de reubicación, convocatoria de atención médica, transporte, etc.

Gloria explica que desde el departamento de negocio hay políticas en materia de pagos flexibles, reuniones de reembolso o la extensión de ciclos de préstamo, si es necesario. Pro Mujer regularmente ofrece información y asesoramiento a clientas, animándolas a unirse a sus comités de defensa civil local, que proporcionan seguridad y protección para la comunidad.

“Pro Mujer ha puesto mucho énfasis en la seguridad y la seguridad de su personal y sus clientas, que son la verdadera prioridad de nuestros planes de contingencias. Nuestra segunda prioridad es asegurar la continuidad del negocio, es por ello que nuestros planes se han preparado con atención al detalle y la participación activa de nuestro personal”, dice Gloria.

El vigilante de San Cristóbal

El vigilante del volcán San Cristóbal, Vicente Pérez, de 70 años, está sentado en un viejo taburete de madera junto a una mesa con una radio portátil pegada con cinta para evitar que se destartale. Don Chente, como es conocido en la zona, me habla de sus muchas aventuras durante los últimos 42 años que ha pasado vigilando al volcán. El ruido retumbante no le preocupa. “Mi trabajo es pasar el día viendo los gases que salen del volcán, pero una vez al mes subo la montaña y tomo la temperatura del cráter e informo a INETER (Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales)”.

Sonriendo, él relata la historia de cómo llegó a vigilar al volcán San Cristóbal. Empezó con un sueldo mensual de US$2, y aún después de ir a Chinandega a comprar alimentos y suministros, todavía le sobraba dinero. Más de cuatro décadas han pasado desde entonces, y Vicente ahora es empleado de INETER, donde gana un sueldo mensual de US$ 125, que utiliza para mantener a su esposa y tres hijos.

Vicente Pérez, el Vigilante de San Cristóbal

Vicente recuerda lo que ocurrió el 8 de septiembre. “Cuando vi nubes oscuras que salían del volcán, llamé a INETER y al Comité de Defensa Civil para contarles de la expulsión de material, arena y otras cosas”. Esto activó la alarma y la atención de los medios de comunicación.

Sin embargo, Vicente fue testigo de actividad volcánica aún más impresionante en 1976, cuando San Cristóbal produjo grandes penachos de humo y varias explosiones. Explica que en el lado oriental del volcán solía haber un bosque de pinos grandes que desapareció como consecuencia de los gases y cenizas, que pueden ser aún más destructivos cuando llueve. Los ecos de las explosiones del volcán eran fuertes, y la última roca que irrumpió aterrizó media milla de la boca. Si el volcán está inactivo durante mucho tiempo, las rocas de 400 o 500 libras que expulsa, pueden devastar las áreas circundantes.

“Puede ser muy peligroso, porque el volcán adquiere una desproporcionada reserva de energía,” explica Vicente, que tiene sólo un termómetro y una radio para alertar al INETER y al Comité de Defensa Civil sobre el estado del volcán.

En 1976, el volcán había formado otro cráter. Vicente explica que dañó lugares donde podría haber entrado agua, y cuando esto sucede, el volcán puede convulsionar. “El magma está aumentando, y todo lo que está ocurriendo, lo hace subir más rápido. Hace cinco años, disparó llamas.”

Casi todo ha vuelto a la normalidad en la Reserva de San Cristóbal y las comunidades cercanas. Las clases fueron suspendidas durante casi 12 días después de la erupción del volcán. Una portavoz del Gobierno, Rosario Murillo, dijo a la prensa que la escuela reanudaría clases en los 18 municipios de Chinandega, donde unas 3.000 personas fueron evacuadas de los alrededores del volcán. Pero aseguró que se mantendrían las alertas preventivas en la región occidental del país como medida de precaución.

Entry filed under: Español. Tags: , , , , , , .

5 Questions with Pro Mujer in Argentina General Manager Marco Mollinedo In Chinandega, Nicaragua, the San Cristóbal Volcano Returns to a State of Calm

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Support Our Cause

Like Us on Facebook!

Follow Us

Spread the Word

Bookmark and Share

Archives


%d bloggers like this: