Estudiante de la Universidad del Pacífico María del Roció Ruíz Tafur, Comparte sus Experiencias Durante Pasantía en Pro Mujer en Peru

August 8, 2012 at 1:39 pm Leave a comment


Por Paola Fattorini, Gerenta de Comunicaciones, Pro Mujer en Peru

Muchas de las personas que hoy ocupan puestos claves en instituciones públicas y privadas, egresan de las mejores universidades y aplican a diario conocimientos allí aprendidos. Hoy más que nunca nos llega información de todas partes respecto al crecimiento económico y desarrollo de nuestro país en diversos aspectos, y ante ello, cabe preguntarse, qué líderes, habrán logrado desarrollar las capacidades para conectarse con su entorno social e inspirar a otros y lograr los objetivos de desarrollo propuestos.

Con el objetivo de lograr la articulación entre el conocimiento y la práctica, las prácticas pre y profesionales, se constituyen en la oportunidad para acoger nuevos talentos que puedan brindar soluciones a los problemas de las empresas u organizaciones, pero también sin duda, las empresas o instituciones que acogen practicantes brindan la oportunidad de ver más allá de lo teórico, cuando te encuentras con situaciones que no sólo pueden reducirse a la gestión empresarial.

Para generar un espacio, tanto para la aplicación de conocimientos, como para el aprendizaje práctico orientado al desarrollo social, Pro Mujer en Peru y la Universidad del Pacífico, firmaron un convenio en octubre del 2011 que aspira a constituirse en la ventana que dinamice la combinación perfecta entre la sostenibilidad y el desarrollo humano.

María del Roció Ruíz Tafur tiene 22 años y es la primera alumna de la Universidad del Pacífico, que tras el convenio, realiza sus prácticas pre-profesionales en nuestra organización. Ella, egresará en Diciembre del 2012 de la carrera de Administración.

Paola Fattorini (PF): ¿Cómo llegas a Pro Mujer?

María del Rocío: Mi universidad lanzó la campaña “Líderes Responsables para el Mundo”, que destaca como los conocimientos adquiridos y la calidad humana de egresados ilustres, logran un impacto genuino en el desarrollo del país, entonces, vi en internet el video de Naldi Delgado, Gerente General de Pro Mujer en Perú y quedé inspirada, pues sentí que su historia y testimonio, me hablaban a mí. Fui entonces a hablar con Cecilia Montes, Jefa de Relaciones Institucionales de mi universidad y le dije que yo quería hacer mis prácticas en Pro Mujer Perú. En ese momento, de la gran lista de empresas privadas e instituciones de desarrollo con las que la universidad tenía convenios, Pro Mujer no figuraba, así que insistí, y Cecilia se contactó con Naldi, y ello condujo a la firma de un convenio, que esperamos sea el inicio para la consolidación de lazos institucionales y relación de beneficio mutuo.

A la izquierda, una cliente de Perú;  a la derecha, María durante una visita a Huata, en la región central de Huaylas

PF: ¿Qué te motivó a realizar tus prácticas pre profesionales en Pro Mujer?

María del Rocío: Pues yo quería descentralizar mis conocimientos y habilidades, y quería compartirlos con los demás. Además, por mi formación y estimulación familiar, principalmente por mi madre y mi abuela, ya había desarrollado intereses de responsabilidad social. Creo que, en mi calidad de privilegiada por haber recibido una buena educación y formación, tenía el compromiso de compartirlo con personas a quienes dichos conocimientos le podían ser más útiles.

PF: Pro Mujer no sólo es una institución de desarrollo para mujeres de escasos recursos, sino que es una institución que desde su inicio apostó y apuesta por la descentralización, su oficina nacional está en Puno. Sabías que practicar en Pro Mujer implicaba vivir en Puno, departamento que aún registra altos índices de inequidades. ¿Cuáles eran tus expectativas?

María del Rocío: Para mí ha sido muy valioso trabajar y vivir en este mismo lugar, pues no puedes ser una persona teórica netamente, hay que tener bastante humildad y desarrollarla para poder hablar del otro, de lo que ocurre fuera de Lima, y tener una experiencia como esta te permite ver más allá y ver de qué forma, adaptas tus conocimientos no sólo a contextos diversos, sino que evidencias que la organizaciones día a día trabajan con aspectos culturales, tradicionales y de fe, que sin duda influyen tanto en las propuestas de desarrollo, como en toda la organización. Quiero añadir que el hacer tus prácticas pre profesionales en ciudades como Puno, trabajando por y con mujeres de ingresos precarios, cuya única oportunidad, por haber carecido de educación formal completa, es sostenerse en el autoempleo, implica que desde tu carrera, asumes una responsabilidad para hacer algo que, en alguna medida, permita ampliar las oportunidades de ciudadanos que aún no han alcanzado a gozar de lo que otras ciudades como Lima, si gozan.

PF: ¿Qué fortalezas encontraste en Pro Mujer?

María del Rocío: Pro Mujer tiene un rol muy importante, y es una organización única en su género, no sólo por la oportunidad de brindar pequeños créditos a mujeres que, de otra manera, no podrían acceder a la oportunidad de mejorar sus ingresos y brindarle un mejor futuro a sus familias, sino que se están haciendo ahora mismo, muchos esfuerzos para que se potencien los servicios de salud, y que no solo sean sólo un elemento de diferenciación, sino, una pieza esencial para el desarrollo de mujeres y sus familias. Yo llegué justo cuando se encuentran en la transición hacia lograr que sus servicios de salud, así como los de crédito lo son ya, sean sostenibles, y así beneficiar a más mujeres y contribuir a la reducción de enfermedades crónicas. La misión en sí de Pro Mujer es una virtud, dar a las mujeres de bajos ingresos de América Latina, los medios para generarse el sustento y labrar un futuro para sus familias, a través de las microfinanzas, la capacitación en negocios y el apoyo en salud. Y su otra, y principal virtud lo son sus servicios integrados. Pro Mujer no es una microfinanciera, es una institución de desarrollo para la mujer, y a través de los servicios integrados que brinda, los créditos, la atención en salud y las orientaciones, aborda aspectos determinantes para el desarrollo de las mujeres en el sur del Perú a quienes brinda sus servicios.

PF: Los meses que viviste en Puno, además de tus prácticas, que otras oportunidades te brindaron?

María del Rocío: Bueno, pues me invitaron a bailar durante las Fiestas de la Virgen de Candelaria, que es la fiesta del folklore más importante del Perú. Estoy fascinada con la cultura aquí en Puno. Realmente me encantó bailar y fue un honor, aprender sobre esta enriquecedora mixtura de nuestros pueblos, en cuanto a esa enigmática combinación entre su profunda religiosidad, su alegría desbordante, la concepción que se tiene sobre las ofrendas, agradecer bendiciones que tanto la tierra como la Virgen de la Candelaria, a quien consideran y veneran como su “mamita”, les da, y como la fiesta misma te permite ver un micro Perú donde a pesar de que persisten las jerarquías y diferencias sociales y económicas, los puede unir un sentimiento de celebración, y agradecimiento, sin dejar de mencionar que la fiesta es una ventana hacia el turismo, lo que se constituye en una gran oportunidad para el Comercio, que es algo que caracteriza a nuestros pueblos aymaras y quechuas.

María, a la izquierda, posando con otra bailarina durante la Celebración de laVirgen de la Candelaria.

PF: ¿De qué manera tu experiencia como practicante ha contribuido con tu propio desarrollo?

María del Rocío: El contacto directo con las mujeres, escuchar sus necesidades, sus testimonios, y vivir en Puno, me ha permitido aprender que es necesario incorporar una visión más amplia respecto a lo que cada persona considera como el propio desarrollo. Tengo 22 años, no soy madre aún, y mi propia concepción de desarrollo pasa por la consolidación de mi desarrollo profesional, pero por otro lado, me doy cuenta que aún muchas mujeres no son, ni están del todo felices con las circunstancias o situaciones que viven, entonces, te das cuenta que en la realidad, ni los contextos, ni las oportunidades son iguales para todos, y ante eso, los profesionales que aspiren a desempeñarse en instituciones u organizaciones de desarrollo, tienen el desafío de considerar y respetar las diversas culturas y formas de pensamiento, y en base a ello, desde sus profesiones y carreras, crear estrategias para ampliar las oportunidades de las personas, de acuerdo a lo que ella mismas, más valoran, pero creo que de eso se trata, de crear oportunidades para que las personas puedan decidir y elegir. Por ello, me gusta como el programa de salud de Pro Mujer a pela a insertar una cultura de salud preventiva, poniendo a disposición de las señoras la mejor información, para que ellas mismas puedan decidir, y cuentan con un personal de salud, las obstetrices, que además de información y conocimientos, tratan a las mujeres con calidez, cariño y de manera personalizada, lo que incrementa los niveles de confianza, en un lugar donde el machismo aún es muy fuerte, y donde la violencia contra la mujer se presenta de manera solapada.

PF: Egresarás a finales del 2012 como Administradora de Empresas. ¿Qué recursos o aportes aplicaste con tus prácticas?

María del Rocío: Mi formación me faculta para formular planes, estrategias, metodologías y procedimientos para lograr que una organización o empresa logre sus objetivos, todo esto bajo un enfoque socialmente responsable, que antepone principalmente a los seres humanos. Entonces, en Pro Mujer encontré un lugar cuya misión no solo es inspiradora, sino que ofrece una oportunidad para contribuir directamente al desarrollo inclusivo de nuestro país. Quiero agregar que una gran ventaja de la práctica pre profesional ha sido la oportunidad de trabajar de la mano del Profesor Alejandro Flores, Docente de la Facultad de Ciencias Empresariales, quien ya tenía experiencia en microfinanzas y es experto en planificación. Me sentí bastante privilegiada que un profesor de mi universidad venga hasta Puno a revisar mis avances, de atender mis consultas, y bueno entre ambos, contribuir con nuestra propuesta a potenciar los servicios de salud de Pro Mujer y consolidar su sostenibilidad. Con la supervisión del Profesor Alejandro Flores, estamos dejando una propuesta algo revolucionaria, que apunta a promocionar la salud preventiva tanto como a incorporar hábitos saludables y de esa manera contribuir a la estrategia de Pro Mujer de combatir las enfermedades crónicas que afectan a la muerte de mujeres en América Latina, como lo son, el cáncer de cuello uterino, el cáncer de mamas, la diabetes, la hipertensión y la obesidad.

PF: ¿Qué encontró el Profesor Flores durante su visita, que no había considerado antes cuando te comunicabas sólo por skype o por correo?

María del Rocío: Así como yo, el Profesor Flores tuvo la experiencia de ver cómo funciona la metodología de banca comunal en Pro Mujer, cómo se realizan las sesiones de desembolso, de pagos, y como todo ello contribuye al empoderamiento y participación de las mujeres, y ha consolidado la sostenibilidad de Pro Mujer como organización de desarrollo. También, pudo conversar con el personal de salud, con las obstetrices, y tras conversaciones, corroboramos como los factores culturales son importantísimos para el éxito o no de un proyecto de desarrollo en salud por ejemplo, para el profesor Flores fue interesante apreciar como las hojas de coca pegadas en la frente alivian los dolores de cabeza, y cuando conversó con algunas de las señoras en Juliaca, a las que Pro Mujer brinda sus servicios, le comentaron cómo en anteriores oportunidades tuvieron una mala atención en los hospitales, o que los remedios no le hicieron efecto, y por ello, la reticencia frente al uso de la medicina tradicional. Como profesionales es importante considerar esto, y no intentar cambiar la tradición, sino encontrar complementos entre ambas tradiciones, la de la medicina natural y sus bondades, como por supuesto, en la medicina tradicional.

PF: ¿Y en lo personal, cuál es el aprendizaje que más valoras de tu paso por Pro Mujer?

María del Rocío: Tanto de mi paso por Pro Mujer, como el haber vivido unos meses en Puno y visitado Juliaca, me condujeron a reflexionar sobre ciertos aspectos tales como, si bien percibes que hay niveles de desarrollo en Puno, por ejemplo, en Juliaca, es evidente la capacidad de compra, el consumismo, pero la oferta en sí misma es desordenada, aún no refleja equidad entre desarrollo y construcción de ciudadanía, de respeto al otro, abundan los celulares de última tecnología, y su uso y consumo es masivo, sin embargo no existen semáforos, y si existen, no se respetan, las pistas no están asfaltadas, se toca claxon sin razón…por ello, organizaciones como Pro Mujer contribuyen enormemente a que el desarrollo económico camine de la mano del desarrollo social y entonces, yo por mi parte, por la educación y formación que he recibido en la Universidad Pacífico, y por mi experiencia en Pro Mujer, sí considero que es posible lograr un equilibrio entre el desarrollo económico y el social, que pasa por el ejercicio de valores cívicos también, en Pro Mujer se trabaja en torno a la construcción de valores de responsabilidad, puntualidad, solidaridad y respeto, adopción de hábitos saludables, en eso se apoya la metodología de banca comunal y los servicios integrados que brinda.

María posa con una clienta de Pro Mujer durante un evento del Día Internacional de la Mujer organizado por Pro Mujer. Se hizo una caminata simúltánea en Puno, Juliaca y Tacna, cuyo lema fue “Pon Tu Salud a Caminar”.

PF: ¿Qué esperas de esta experiencia y del convenio que impulsaste se firmara?

María del Rocío: Pues me gustaría poder inspirar a los alumnos de diversas carreras a involucrarse, participar y a desarrollar estrategias conjuntas aplicadas a las necesidades y particularidades culturales y tradicionales, a que vean en las prácticas pre profesionales, una posibilidad de dejar un legado de contribución, fuera de Lima, en ámbitos no empresariales, y con ello enriquecerse a sí mismos, pues sin duda se trata de un reto y desafío distinto, pero creo que con mayor gratificación. Particularmente en la Universidad El Pacífico tenemos una muy buena formación de planificación, elaboración de estrategias, como hacer una idea de negocio, y bueno, parte de la propuesta que estamos dejando con el Profesor Flores, aspira justamente a contribuir al fortalecimiento de los negocios de las señoras, y a la introducción del valor de negocios socialmente responsables con la salud y el medio ambiente, coherentes con la misión de Pro Mujer. Me encantaría que más profesionales optaran por que sus prácticas pre profesionales dejen un aporte en organizaciones fuera de Lima, aprender otros aspectos del Perú.

PF: ¿Qué planes tienes para el futuro?

María del Rocío: Me gustaría consolidar mi aprendizaje a modo de experimentar una visión global, por ello está en mis planes hacer una maestría internacional, además me gusta viajar y sin duda, los viajes complementan los aprendizajes, porque nos permiten acercarnos a otras formas de ver la vida y de darle solución a los problemas.

Entry filed under: Español. Tags: , , , , .

Join Me on a Breathtaking 4-Minute Trip to Peru Universidad del Pacífico Student María del Roció Shares her Experiences as an Intern at Pro Mujer in Peru

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Support Our Cause

Like Us on Facebook!

Follow Us

Spread the Word

Bookmark and Share

Archives


%d bloggers like this: